EL DOLOR, UNA BELLEZA OCULTA

16,00

Busca la belleza colateral, está oculta.

Una belleza oculta. El secreto más eterno. La dulzura más amarga. La oscuridad más tierna. La vida en cinco letras

Hay existencias

Paula Juncal Freire

Estudiante y amante del verso. Con tan solo 16 años ha logrado plasmar sus intensas emociones y su complicada experiencia en las páginas de un libro muy íntimo.

Apasionada de la poesía y de las historias sinceras, amiga de sus amigos y una adolescente dispuesta a comerse el mundo

Paula Juncal en LECTURAFILIA.

Todavía quedan algunas personas que se aferran a las letras como un clavo ardiendo, personas que son capaces de exorcizar las penas y de ahogarlas en versos. Eso hace Paula Juncal Freire, una joven nacida en la localidad pontevedresa de Bueu que decidió contar una experiencia personal muy dura y convertirla en poesía. Lo que había comenzado como un trabajo de clase más, se convirtió pronto en un libro titulado El dolor, una belleza oculta, en el que defiende la necesidad de pasar página y de dejar atrás los malos tiempos.

Estamos delante de unos versos con los que, en mayor o menor medida, nos identificamos todos. El sufrimiento no es ajeno a la condición humana, como tampoco lo es el anhelo de querer levantarse y continuar caminando por la vida.

“Tras tanto verso perdido y tanta neurona ahogada, aprendí a leer mis imperfecciones como poemas escritos del revés. Comprendí que los problemas no son retrocesos, son historias sin finales.

Y tras tanta vuelta a mis emociones, descifré que mis errores, hasta la fecha, habían sido aciertos fuera de contexto”.

A través de una prosa poética con símbolos fácilmente identificables, Paula nos lleva de la mano para transitar por el camino de las emociones, desde la tristeza más oscura hasta la alegría más sincera del final. El poema se presenta, pues, como una catarsis, una forma de expresión y de consuelo ante un mundo que se viene encima y que amenaza todos los pilares de la vida que hasta entonces creíamos firme. Y en esa odisea por la búsqueda de una misma, Paula no olvida dedicar sus reflexiones más íntimas y más agradecidas a las personas que la acompañaron y a los espacios que también fueron bálsamo. Así lo dice en uno de los poemas del final, cuando el cambio de actitud comienza a ser patente:

“Cambio.

Música, sol, playa, amigos, hogar…

El tiempo con mi familia, las lágrimas por mis amigas,

Los reencuentros más esperados de tantos marzos.

La magia de la playa donde nació mi infancia. El sabor a agua salada

O las ganas de los helados por besar mi boca.

La nariz roja, la marca histórica, las fotos, los paseos bajo las nubes de sueños.

Las puestas de sol, las madrugadas.

Leticia Dolera, Albert Espinosa, Bruno Mars, Madrid, Bueu, Pontevedra…

Mi hogar estaba en el camino, mi casa entre las ganas”.

Este libro significa una maravillosa oportunidad para acercar la poesía a los más jóvenes, para incitarlos a que expresen lo que pasa por sus cabezas y para que sientan que en momentos de tristeza la literatura puede ser una buena forma de asirse a la vida. Y es que la autora escribe deteniéndose en cada una de las estaciones y experiencias vitales para terminar por sacar la conclusión de que cualquier bache simboliza al final una pequeña victoria. En definitiva, poesía por y para la vida.

Lecturafilia : https://lecturafilia.com/2019/11/05/el-dolor-una-belleza-oculta/

 

Paula  Juncal Freire en FARO DE VIGO

Paula Juncal el La Voz de Galicia «Antes de escribir este libro pensaba que me conocía»

Reconoce que la noticia de que la Editorial Planeta va a publicar su primer libro, El dolor, una belleza oculta, la pilló totalmente por sorpresa. «Cuando vi que la gente empezaba a preguntarme, a darme la enhorabuena… No lo asimilo, no me creo que esté pasando todo esto», señala Paula Juncal, alumna del SEK-Atlántico de 16 años.

-¿Cómo surgió el libro?

-Tuvimos que hacer un proyecto personal para 4º de la ESO. Escribo desde siempre, pero nunca lo había visto de la forma en que lo comencé a ver el año pasado. Al principio era algo social, sobre cómo influyen las personas en tu concepto de felicidad, pero me di cuenta de que si hacia eso no iba a ser capaz de expresar realmente lo que quería. Decidí enfocarlo hacia una historia más personal. Surgió de un proyecto que parecía que no era nada y terminó siendo algo bastante grande.

-¿Qué se va a encontrar quien se acerque a este libro?

-Algo muy íntimo, algo muy personal, pero también algo muy crudo, muy desnudo. Es una historia que si conectas con ella, no pensando en mí, sino en ti mismo, eres capaz de emocionarte, traspasar los versos y las palabras para llegar hasta ti mismo, arañar los sentimientos y descubrir que hay dentro de ti. Antes de escribir este libro pensaba que me conocía, pero me di cuenta de que no era así, de que había muchas cosas dentro de mí en las que nunca me había parado a pensar. Yo no sabía que era tan sensible, que había tantas cosas que me emocionaban. Creo que quien se acerque a este libro se va a encontrar con una historia que, aunque yo la escribí, quiero que sea de cada persona que decida leerla.

-Pero, ¿cómo se da el paso de enviárselo a una editorial?

-Mis amigas me estuvieron machacando con que «es buenísimo. Tienes que mandárselo a las editoriales porque esto lo tiene que leer la gente». Me ayudaron a contactar con varias y una de ellas era Planeta, pero no esperábamos que me fueran a responder y menos tan rápido… Es que solo pasaron dos días desde que les mandé el primer correo y me escribieron diciéndome que estaban interesados en el proyecto y que podía tener futuro. Me quedé en blanco. No me lo creía. Fue un shock.-¿Y el título?

-Vi una película de Will Smith, Belleza oculta. Y aprendes mucho sobre el amor, el tiempo y la muerte. Me marcó bastante, reflexioné muchísimo sobre todo eso y cuando tuve que pensar en un título la primera idea que se me vino a la cabeza… Antes de pasarlo al formato Word, escribí en un cuaderno… Bocetos, ideas, dibujos… Todo lo que se me venía a la cabeza lo escribí ahí y cuando tuve que buscar un título fue lo primero en lo que pens

https://www.lavozdegalicia.es/noticia/pontevedra/2019/10/27/escribir-libro-pensaba-me-conocia/0003_201910P27C10991.htm

 

 

Paula Juncal Freire: «No hay una felicidad constante, hay que darle valor al dolor y sacar algo positivo»

Paula Juncal Freire es una joven de Bueu de 16 años. A pesar de esa juventud la Editorial Planeta, una de las de mayor prestigio e influencia en el mundo de habla hispana, acaba de publicar el que es su primer libro, un poemario que escribió con 14 años. Era un trabajo de clase, pero se convirtió en algo mucho más importante para esta joven.

 El libro se titula «El dolor, una belleza oculta» e inicialmente respondía a un trabajo de clase. ¿Cómo fue ese proceso?

-Algo que diferencia a mi colegio del resto es que, además de cursar la ESO, somos alumnos del PAI (Programa de Años Intermedios). Esto significa que en PAI V (4º ESO) debemos realizar un proyecto personal. Se trata de algo íntimo, algo en lo que debas hacer una pequeña investigación para posteriormente elaborar un producto. Desde el principio tenía claro que quería hacer un libro. En concreto sobre la felicidad y cómo la sociedad influye en ella. No voy a mentir, fue un tiempo complicado, me costó mucho encontrar la forma de sacar todo lo que llevaba dentro, abrirme de tal modo que pudiese plasmar mis emociones y conseguir que la gente se emocionase, pero no con mi historia, sino con la suya propia. A medida que avanzaba, que me adentraba más en mi dolor y en mi pasado, sufría. Me dolía revivir todo lo que me había pasado, pero valió la pena. No porque haya conseguido publicarlo, sino porque logré deshacerme de una «Paula» que arrastraba muchas cosas, muchas inseguridades y muchos miedos.

 No es muy habitual que una gran editorial, como Planeta, edite un libro a un autor tan joven. ¿Cómo se fijó Planeta en su poemario?

-Al exponer el proyecto a los padres de mi curso vi que había tenido un buen impacto. Mis profesores y profesoras se sorprendieron y me dieron mucho apoyo, mis amigos me animaron a hacerlo grande. El libro, que antes no era ni la mitad de lo que es ahora, fue enviado a varias editoriales con la idea de «probar». A los dos días la editorial se puso en contacto conmigo y me mostraron interés por el proyecto. No me lo pensé dos veces, sabía que si no arriesgaba no iba a ganar.

 ¿Qué significa para usted que una de las grandes editoriales del país se fije en su trabajo?

-Es un orgullo, me hace sentir especial y valorada. Me costó mucho reconocer que estaba haciendo algo extraordinario, algo que pocas veces sucedía, pero ahí estuvieron Carlos y Valeria -mis dos grandes apoyos- para ayudarme a entender que era buena, que el libro era bueno. Siento que se le ha dado valor a algo sincero, real y bonito. Eso me produce una sensación de alegría.

 Habla del dolor y de una experiencia situación personal complicada. ¿Qué le puede pasar a una persona de 16 años para escribir un libro centrado en el dolor y el sufrimiento?

-Desde mi punto de vista, los adolescentes estamos muy desinformados, vivimos bajo la tensión de las redes sociales, los estereotipos, la superficialidad? Ser adolescente, hoy en día, es muy complicado. A veces en tu vida aparecen personas con las que congenias bien, te hacen sentir especial, querida, valorada? pero con el paso del tiempo y con la madurez que vas ganando, te das cuenta de que el mundo de esas personas no es el tuyo. El problema llega cuando quieres irte y no sabes cómo gestionarlo. Por una parte, no quieres hacerle daño a quien para ti ha sido como una hermana, pero por otra quieres tratar de pensar en ti misma, en tu estabilidad. Tratas de buscar respuestas, pero nadie te ayuda a encontrarlas, te ves encerrada en un mundo donde solo estás tú y tus problemas. Y entonces te preguntas qué hago, cómo salgo de aquí… Al final, tomas una decisión que no te ayuda, que lo complica todo y que te acaba encerrando en ese mundo. Pensar que solo los adultos viven en un mundo de estrés, de miedos, de problemas? es un error. La cabeza de un adolescente es un campo entero por descubrir. Somos muy sensibles y estamos bajo la gran presión de las redes sociales, un lugar tóxico en el que todos tratamos de ser alguien que no existe y no existirá jamás. Pero nadie está ahí para guiarnos, se sigue priorizando ser un genio en matemáticas o en lengua y nos olvidamos de nuestras emociones, de estabilizarnos emocionalmente.

 Por lo que cuenta este libro ha sido mucho más que un trabajo de clase, casi una terapia.

-Sin duda. A medida que lo iba escribiendo notaba como partes de mi se iban liberando, como si toda esa presión en el pecho, por momentos, se fuese desvaneciendo. En el momento en el que puse el punto final a esa historia, entendí que el dolor ya formaba parte del pasado, me sentí renovada, alegre, con mucha energía. Encontré una forma de liberarme en la escritura y es algo a lo que siempre recurriré para desahogarme.

 Dice que ha entendido lo que significaba la felicidad gracias a lo que sufrió y aguantó. ¿Cree que felicidad y dolor son las dos caras de una misma moneda, que sin la una la otra no es posible?

-Necesitamos tocar fondo para valorar lo que hay arriba. Van de la mano, creo que son emociones que se necesitan para ser reales. No existe una felicidad constante: se trata de momentos, de situaciones… Se trata de saber con certeza que quiere decir «ser feliz». Es muy fácil hoy en día decir que estás feliz, que tienes todo lo que necesitas, pero luego llega la vida y te demuestra que vivías en una falsa felicidad. Es ahí donde entra el dolor, es importante darle valor y sacar de él un crecimiento personal. He aprendido mucho sobre las emociones y sobre lo relacionadas que pueden estar. Animo a todas las personas a dejar de ver todo lo malo como algo frustrante: es vida, es el camino y es la oportunidad para formular nuevas preguntas y, sobre todo, para seguir luchando.

 Entiendo que el libro es una especie de «desnudo emocional». ¿No le da miedo compartir algo tan personal e íntimo?

-Si soy sincera, al principio me asustaba que la gente conociese algo tan personal de mí. Mi familia, por ejemplo, que no sabía lo que había pasado. Pero luego me di cuenta de que, tal vez, mi experiencia y mi historia pudiesen ayudar a otras personas que se encuentran en una situación dolorosa y no saben cómo seguir, cómo salir y reconstruirte.

 ¿Qué cree que le puede aportar su poemario a las persona que se acerquen a él? Dice que cada uno debe buscar sus propias respuestas

-Cada persona es un mundo, a cada persona le puede aportar algo completamente diferente. Pero mi objetivo es llegar a lo profundo de las personas, emocionarles y ser el reflejo de su propia historia. Quiero que la gente lo lea con sus propios ojos, que no busquen el por qué de cada verso, simplemente, que se llenen de su propia historia y que mi libro les ayude a encontrar respuestas, salidas o nuevas preguntas.

 Después de esta primera experiencia editorial, ¿quiere repetir en el futuro?

-Ojalá. Ha sido una montaña rusa de emociones y un proceso complicado, pero me ha hecho crecer muchísimo como persona, he logrado redirigir mi vida y reconstruir una parte de mi que estaba muy dañada. Me he abierto un blog para poder compartir mis pensamientos y ayudar a otras personas a través de ellos. Pero, de momento, no tengo la intención de volver a hacer algo de esta magnitud, quiero darme un tiempo para descubrir que más hay en mi y centrarme en las personas que me rodean

FARO DE VIGO: https://www.farodevigo.es/portada-o-morrazo/2019/10/13/paula-juncal-freire-hay-felicidad/2185674.html?fbclid=IwAR3QC68w7xPsez2kZxAm_6gjh2L14sjSg2LGg4pEfk-ikoPLYUdY0g43kmc

Peso 0.5 kg
Autor

Paula Juncal Freire

Idioma

Castellano

Nº de páginas

130

ISBN

978-84-179266-4-9, 978-84-949691-2-6

Encuadernación

Tapa blanda

Año edición

2019

Editorial

Autor-Editor

Prazo de entrega